Un poco sobre mi historia

Me licencié en Farmacia hace más de 20 años. Me encantaba la microbiología, las analíticas y el estudio de las enfermedades. En aquella época no teníamos tanta información ni la mente tan abierta como podemos tenerla ahora. Todo iba un poco "marcado", y cuando terminé pensé ... "y ahora qué?". No quería quedarme trabajando en oficina de farmacia y no sabía cómo acceder a lo que realmente me gustaba. Viendo que el horizonte laboral no era lo que me había movido a hacer la carrera empecé un máster de Industria Farmacéutica. Al poco de terminar tenía un trabajo en un laboratorio veterinario en el departamento de registros (Regulatory Affairs). Pero tampoco era exactamente lo que yo quería hacer. Demasiado pautado. Y terminé durante más de 10 años haciendo lo que en un principio no quería hacer, oficina de farmacia! Pero me di cuenta que ese debía ser el camino para que yo llegara aquí. Descubrí que me gustaba mucho el contacto con el paciente, ver cómo podía ayudar, buscarle el producto que necesitaba o aconsejándole en cómo podía mejorar su estado. Llega un día en que me empiezo a preguntar... ¿Cómo puede ser que haya tantos enfermos crónicos? ¿Cómo puede ser que haya tantos niños con patologías respiratorias de repetición? ¿Los medicamentos no son para curar? Entonces... ¿Porqué tienen que tomar continuamente? Aquí es donde empieza todo el cambio de estructura mental y se me empiezan a caer las vendas de los ojos. Entonces llegan a mis manos publicaciones científicas hablando de las enfermedades "crónicas" y es donde veo que existe otro mundo donde poder encontrar otras explicaciones y otra manera de abordar la patología. Descubriendo además que estaban hablando de la misma bioquímica y fisiología que estudié en la Facultad! Por tanto cuadraba perfectamente con mi "mente científica". Las explicaciones y las búsquedas me convencían, así que empecé a investigar donde podía aprender más, y aterricé en la nutrición ortomolecular. Hice 2 cursos de un año cada uno que ya me dieron una buena base. Pero aún no estaba convencida del todo porque todavía tenía que encontrar más base científica, más explicaciones.

Y en este punto es donde conocí el Máster de Psiconeuroinmunoendocrinologia (PNIE) que hacía Xevi Verdaguer. La primera edición! O sea que hace 7 años del fantástico día donde decidí empezar a estudiar esta maravillosa disciplina.

¿Porqué me dedico a la PNIE?

Cuando empecé el máster de PNIE me di cuenta enseguida que era lo que yo estaba buscando. Me daba la explicación científica que quería y me daba herramientas para hacer la investigación para cada paciente. Había llegado al punto que yo quería! Y una vez acabado, por primera vez en mi vida, estaba en el lugar adecuado y en el momento adecuado. Xevi Verdaguer no daba abasto con sus agendas y quería montar un equipo. ¿Te interesa? - me pidió - Por supuesto! Y aquí es donde empecé a tener la oportunidad de ver muchos pacientes con diferentes patologías y síntomas que me han llevado donde estoy ahora. Hemos crecido mucho en aprendizaje desde entonces, gracias a los pacientes (porque nosotros no parábamos de estudiar) y gracias a los estudios que se iban haciendo y los avances en las analíticas que necesitábamos. No acabaremos nunca de estudiar ni de avanzar en el conocimiento. Por todo ello es por lo que me ha encantado la PNIE. Y a partir de ahí también mi interés en campos más específicos como la fertilidad y el intentar ofrecer un servicio de salud integral al paciente derivándolo al profesional de confianza que pueda requerir cada uno (acupuntura, coaching, nutrición, osteopatía, un médico especialista ...)

Hablemos